México a través de sus caminos

Inicio > Rutas > Fuga el fin de semana: Tepotzo...

09 agosto 2019

Fuga el fin de semana: Tepotzotlán

loading
Cargando Imagenes...

Fuga el fin de semana: Tepotzotlán


Se acerca el viernes y estás aburrido del caos de la ciudad, lo único que quieres es salir, respirar aire puro y por fin descansar, ¿por qué no te vas de fuga el fin de semana? Aprovecha los increíbles paisajes, convive con la naturaleza y de paso, tomate un descansito.  


Para ese relax que necesitas, te tenemos la mejor opción: ¡Tepotzotlán! Tepotzotlán es un pueblo mágico que pertenece al Estado de México. Un lugar que tiene mucho que ofrecer y que seguro te encantará. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Imagina una tarde soleada por allá de los años 1600 ???? #virreinato #templodesanfrancisco #tepotzotlan

Una publicación compartida por Karla Briseño (@karlitakazuli) el


Tepotzotlán con su riqueza histórica, arquitectónica y culinaria, atrapa a cualquier turista que lo visite. Tanto mexicanos como extranjeros coinciden en que Tepotzotlán es un paraíso rural que se debe visitar. Toma tus maletas y empaca todo lo que necesites porque este es el plan.


Trayecto


Son apróximadamente 1 hora 40 minutos entre la Ciudad de México y Tepotzotlán. Existen líneas de autobuses que te llevan, pero te recomendamos hacer tu viaje en un auto privado pues durante tu trayecto vas a encontrar muchos sitios donde querrás parar a disfrutar de la maravillosa vista o simplemente por la foto del recuerdo. Así podrás tener más control de tus tiempos y las actividades que quieras realizar. 


Comida


No te va a faltar donde hacer una pequeña parada por una deliciosa comida. Todo lo que encontrarás ahí, es comida típica de la zona: cecina, conejo, longaniza, etc. Además, podrás acompañarla con una bebida caliente como café de olla o, ¿por qué no?, con un delicioso pulque. El pulque es la bebida ancestral más vendida en la región. 


Alojamiento


Opciones de alojamiento hay muchas, pero te recomendamos hospedarte en una cabaña, para que le puedas dar un toque más rústico a tu viaje. Son muchos los lugares que ofrecen estos servicios, con todas las comodidades que podrías tener en un hotel. 


Una de las opciones es “Cabañas Santa Inés”, lugar muy bonito que convive enteramente con la naturaleza, en dónde podrás disfrutar de ese ambiente fresco y un olor a bosque que enamora. 


Imagen de Google




La segunda opción es el “Hotel Boutique Xacallan” que, a pesar de llevar en el nombre la palabra “hotel”, el alojamiento es en  preciosas y cómodas cabañas. En este lugar, las cabañas son de lujo, e incluso cuentan con alberca para sus huéspedes, ¡ojo! este hotel no acepta niños. 


Recorridos de leyendas


Ya que estés instalado en algún lugar, ahora sí podemos tomar un respiro y pensar… ¿Qué sigue? a un costado de palacio municipal las noches de fin de semana se realizan los ya conocidos “recorridos de leyendas” . Una caminata por las calles del pueblo que te adentrará en las más famosas leyendas de este lugar, la campana encantada, la bruja del comal, etc.   contadas por el monje de Tepotzotlán. 


Tour Pulquero 


Podrás vivir los olores, colores y sabores de la sierra de Tepotzotlán. Es un Tour que te llevará a la sierra de este hermoso lugar, podrás vivir la experiencia desde la extracción de aguamiel hasta la fermentación y elaboración del pulque, además podrás degustar los curados de pulque que tú mismo hayas preparado. Está de sobra decir que la vista es maravillosa, solo debes estar pendiente de las fechas. 


Arcos del Sitio 


El acueducto más alto de México, construído en el siglo XVIII Este imponente lugar podrás recorrer su larga extensión, usar la tirolesa, montar a caballo, jugar gotcha, etc. 


Imagen de Google

Como ya mencionamos anteriormente te recomendamos trasladarte en vehículo privado para que puedas parar donde quieras y moverte de un punto a otro cómodamente. Si no tienes uno, hay diferentes alternativas para rentarlo como  Firely, Thiftfy o Hertz , elige tu mejor opción.


Ahora ya lo sabes, lánzate a Tepotzotlán, ¡pueblo mágico!